Cada pieza estuvo sujeta a una averiguación previa

Más de mil armas que pertenecieron a criminales en Baja California fueron destruidas en el cuartel militar de Tijuana. 

Cada pieza estuvo sujeta a una investigación y una vez terminado el proceso legal, la autoridad judicial ordenó al ejército su destrucción.

Aunque las armas no son aprovechadas como tal por las corporaciones públicas de seguridad, una vez destruidas, se reutiliza el metal para otros propósitos.

Se destruyeron mil 122 armas (818 cortas y 304 largas), mil 22 cartuchos o cargadores y 15 mil 687 balas o municiones, lo que suma, traducido en recursos, en una cantidad importante de dinero incautado a los grupos delincuenciales.

Aunque el ejército no investiga el origen del armamento, el comandante de la segunda zona militar, Ulises Orduña Campos, señaló que estiman, el mayor tráfico de armas proviene de las rutas de difícil acceso para las autoridades entre Estados Unidos y México.

En la destrucción, fungieron como testigos, funcionarios de distintas dependencias gubernamentales y representantes de cámaras empresariales.

Apasionado, responsable, curioso, crítico, con arraigo por mi entorno y amor por lo que hago. Periodista, Reportero y Conductor de Noticias.

Related Posts

1 of 78

Leave A Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *